MAR DE ALAS. No son las aeronaves, sino los marinos que las pilotan.

Mientras el Ejército del Aire se opuso regularmente a tener que compartir el medio en el que ellos se movían, hubo sectores de la Armada que negaron sistemáticamente el reconocimiento a sus pilotos navales, incluso en lo esencial para un oficial de la Armada: el mando de buques de guerra.

¿Cuáles fueron los agravios cometidos por aquellos aviadores navales para que esta situación se perpetuase en el tiempo? Muchos fueron posiblemente los errores que pudieron cometerse a lo largo de tan dilatada vida aeronaval, pero, ¿por qué no ocurrió esto mismo con los oficiales del Arma Submarina? Ellos iban por debajo de la superficie, los pilotos por arriba: aquellos, como estos, se manejaban de forma diferente a los de superficie, ellos a ciegas, los pilotos con mucho más horizonte ¿qué era entonces?

En este libro no se aclaran las razones, simplemente se cuentan los hechos de una forma ligeramente desenfadada, muy posiblemente tal como lo vivieron sus protagonistas, aceptando el riesgo de morir con moderada alegría, no exenta de deportividad, a cambio de unos momentos de intensa e inenarrable libertad.

No fueron las aeronaves, eso era lo que menos importó, todos hubiesen volado cualquier cosa que lo hiciera siempre que la Armada se las hubiese ofrecido: en esta historia, lo importante siempre fueron los hombres y estos eran, y son, Marinos de Guerra.

MAR DE ALAS. No son las aeronaves, sino los marinos que las pilotan.

19,23 €
Cantidad

JM Ediciones
38232

Ficha técnica

Tipo
Libro
Autor
Antonio Ruibérriz de Torres
Idioma
Español
Páginas
397
Tapas
Blandas
Entrega
Disponible habitualmente

Referencias específicas